Si trabajas en Informática desde hace meses o años seguramente sabes muy bien la importancia de tener backups actualizados y confiables de todas tus bases de datos, no será necesario repetírtelo.

En Firebird hay varias maneras de hacer backup:

  • Usando el programa GBAK
  • Usando el programa NBACKUP
  • Usando un programa de administración gráfica (como el EMS SQL Manager, IBExpert, FlameRobin, etc)
  • Copiando el archivo (con el Explorador del Windows, por ejemplo)

De todas ellas la más recomendable es usar el programa GBAK

¿Por qué?

Porque GBAK no solamente hace un backup, también mejora el rendimiento de la Base de Datos restaurada. O sea que al ejecutar GBAK:

  1. Realizas el backup

Al restaurar tu backup, también usando para ello el programa GBAK obtienes:

  1. Una Base de Datos sin basura
  2. Unos índices perfectos
  3. Un menor tamaño de la Base de Datos
  4. Mayor velocidad

Cuando realizas el backup, en ese backup no se guarda la basura que tenía la Base de Datos original, o sea que el backup nunca tiene basura. Tampoco se guardan los índices (sí la definición de los índices, pero no el contenido) y así esos índices son reconstruídos al restaurar el backup y por lo tanto al finalizar la restauración su selectividad es perfecta. Además, como en el backup no se guardó la basura cuando lo restauras te encuentras con un archivo .FDB de menor tamaño que el original. Y como no hay basura y los índices están perfectos, entonces la velocidad en que se ejecutan todas las operaciones (INSERT, UPDATE, DELETE, SELECT) es mayor.

Por todos estos motivos  es que periódicamente debes realizar el ciclo backup/restore usando el programa GBAK. Estos beneficios no los obtendrás si realizas el backup mediante algunos de los otros métodos, solamente los obtendrás si usas el programa GBAK.

Pero … nunca debes confiar que el backup obtenido se encuentra en perfectas condiciones. A veces, por diversas circunstancias, puedes descubrir que el backup no se realizó correctamente y que el archivo está dañado e inservible.

¿Qué implica eso?

Que siempre después de realizar el backup debes restaurarlo para verificar que está todo ok. Si no lo haces entonces puedes encontrarte con una sorpresa muy desagradable cuando quieras usarlo.

De nada te servirá tener 40 backups si cuando quieres restaurar uno de ellos descubres que está dañado, quieres restaurar el segundo y también está dañado, quieres restaurar el tercero y también está dañado y así sucesivamente. Desperdiciaste tiempo y espacio en disco porque ninguno de esos backups te resultó útil cuando lo necesitaste.

Por lo tanto, la regla de oro es la siguiente:

Siempre inmediatamente después de hacer un backup se debe restaurarlo para verificar que el backup está ok

Fíjate que la regla dice “inmediatamente”. No dice una hora después, un día después, una semana después, o algún día cuando se te ocurra. Dice “inmediatamente”, lo cual significa que apenas terminó el backup ya debe empezar la restauración.

Desde luego que si la restauración falló (sea por el motivo que sea) inmediatamente tendrás que hacer otro backup y otra restauración. Y así sucesivamente, hasta que estés 100% seguro de que puedes restaurar el backup exitosamente.

Dependiendo de las actividades de la Empresa y del tamaño de la Base de Datos puedes programar hacer el backup con GBAK cada día, cada dos días, cada semana, cada quincena, etc. pero debes realizar el ciclo backup/restore sí o sí.

No es algo opcional, es algo obligatorio si quieres tener la tranquilidad y la seguridad de que está todo ok.

Artículos relacionados:

Los métodos para hacer backup

El índice del blog Firebird21