Cuando desarrollamos una nueva aplicación informática podemos clasificarla según a quien estará dirigida. Por lo tanto puede ser:

  • Aplicación horizontal
  • Aplicación vertical
  • Aplicación híbrida

Una aplicación horizontal es aquella que podría venderse a miles y miles de clientes. Ejemplos: contabilidad, facturación, sueldos, institutos de enseñanza, abogados, médicos, laboratorios de análisis clínicos, etc. Esto no significa que realmente venderemos esa aplicación a miles y miles de clientes sino que tenemos esa posibilidad. Es algo posible, no es algo seguro.

Una aplicación vertical es la que solamente le sirve a una empresa o a una organización. En este caso la aplicación es tan específica que solamente se la venderemos a un cliente. Nadie más estará interesado en pagar por ella.

Una aplicación híbrida es la que le sirve a muy pocas empresas u organizaciones. Potencialmente podríamos venderla a más de un cliente, pero no a muchos más.

Ventajas y desventajas de cada tipo de aplicación:

La aplicación horizontal es masiva y por lo tanto se gana dinero por la gran cantidad de ventas realizadas. El gran problema aquí es que hay mucha competencia y por consiguiente no se puede vender caro. Esto implica que se debe vender en gran cantidad para que podamos considerar que desarrollar esa aplicación fue un acierto. Típicamente (aunque desde luego que hay excepciones) estas aplicaciones se venden por menos de 10.000 dólares americanos.

La aplicación vertical es individual, solamente le sirve a un cliente. Es un error muy frecuente del auto-empleado comprometerse a desarrollar una aplicación vertical porque lo normal es que no se justifique el tiempo que necesita para desarrollarla con la paga que recibe por ella. En general (hay excepciones), si se va a cobrar menos de 10.000 dólares americanos no es negocio desarrollar una aplicación vertical. Ese tiempo podría haberse dedicado a desarrollar o mejorar una aplicación horizontal. Claro que una cosa es decirlo y otra muy distinta es hacerlo. Normalmente si un auto-empleado puede cobrar 8.000 dólares americanos (por decir una cifra) para desarrollar una aplicación vertical acepta el trabajo, porque ve un dinero seguro y rápido. Solamente a la larga descubrirá (aunque algunos nunca lo descubren) que fue un error desarrollar esa aplicación. La aplicación vertical requiere de mantenimiento permanente y aunque al cliente se le cobre por cada actualización o se le cobre una cuota mensual en concepto de mantenimiento aún así (en general) no se justifica (económicamente hablando) el tiempo empleado en desarrollarla y mantenerla.

La aplicación híbrida es la que debemos analizar y planificar cuando nos proponen desarrollar una aplicación vertical. Es decir, debemos desarrollar una aplicación que con pocos cambios o parametrizaciones le sirva a otras empresas también, no solamente a una empresa. Cuando algo así no es posible, al menos debemos escribir algunos módulos o clases que serán de utilidad para otras aplicaciones también.

Ganando dinero con cada tipo de aplicación

La principal característica de la aplicación horizontal es que está preparada para ser vendida (sin ningún cambio o con cambios mínimos) a una gran cantidad de clientes. Es por lo tanto imprescindible hacer una muy buena campaña publicitaria para que sea conocida por muchísima gente. Hay herramientas como Facebook, Adwords de Google, portales de Internet, e-mails masivos, etc., que podemos usar para que nuestra aplicación sea conocida. Si nadie la conoce, nadie la comprará. Si la conocen pueden comprarla o no, pero si no la conocen seguro que no la comprarán. Entonces en este caso lo más importante es tener una gran presencia publicitaria.

La aplicación vertical es la que solamente se le puede vender a un cliente. Nadie más pagará un dolar por esa aplicación. Justamente por ese motivo es que debemos cobrar caro por ella. En general (hay excepciones), si vas a cobrar menos de 10.000 dólares americanos por desarrollar la aplicación no se justificará el esfuerzo. Claro que en ese momento podrías pensar que sí, son 8.000 dólares, buenos billetes. Pero no podrás desligarte fácilmente de ese cliente, porque como él estará “casado” contigo entonces te estará llamando frecuentemente y considerará que es tu obligación (y tiene razón) brindarle un muy buen soporte técnico. Así que si trabajas solo, suele ser una mala idea desarrollar una aplicación vertical. Y algo importante en este caso es cobrar una cuota mensual en concepto de mantenimiento. Eso es algo que debes prever porque de lo contrario trabajarás a desgano, no tendrás ganas de cumplir con tu cliente (porque ya cobraste todo hace meses o años) y él se quejará de tí. La cuota mensual debe ser lo suficiente como para trabajar a gusto cuando te llame para pedirte algo.

La aplicación híbrida es la ideal para ganar mucho dinero cuando se está empezando a crear una empresa. Pero también es de lejos la más difícil de conseguir. Aquí se tienen pocos clientes (típicamente menos de una docena) pero a todos ellos se les vendió bastante cara la aplicación y a todos ellos se les cobra una cuota mensual por mantenimiento. Si se hacen bien las cosas entonces se puede tener un ingreso mensual fijo e interesante. Por ejemplo, una aplicación que se vende a 15.000 dólares y se la hemos vendido a 10 clientes, a cada uno de los cuales se les cobra 500 dólares mensuales en concepto de mantenimiento. Entonces ingresaron 150.000 dólares por las ventas y además mensualmente ingresan 5.000 dólares, una parte de los cuales podemos emplear para contratar a una persona que se encargará exclusivamente de darle soporte técnico a esas 10 empresas. Si a esa persona le pagamos 2.000 dólares mensuales entonces tendremos contentos a los 10 clientes y además nos quedarán 3.000 dólares libres.

Conclusión:

De acuerdo a la cantidad de ventas que podríamos llegar a realizar de una aplicación podemos clasificarla en aplicación horizontal, aplicación vertical, o aplicación híbrida.

La aplicación horizontal es la que sin ningún cambio (o con cambios mínimos) podemos vender a cientos, miles, o millones de clientes.

La aplicación vertical es la que solamente se la podremos vender a un cliente.

La aplicación híbrida es casi una aplicación vertical pero se la podemos vender a varios clientes (normalmente menos de una docena).

La aplicación horizontal se vende barato porque hay mucha competencia. Así que lo importante aquí es vender en gran cantidad y para conseguirlo se debe tener mucha presencia publicitaria. La aplicación vertical se debe vender caro porque de lo contrario no se justifica el tiempo empleado en desarrollarla. También hay que tratar de cobrar una cuota mensual en concepto de mantenimiento porque el cliente seguro que estará llamando frecuentemente para pedir cosas. La aplicación híbrida se vende también bastante caro y también hay que tratar de cobrar una cuota mensual en concepto de mantenimiento. Este es el tipo de aplicación ideal para los auto-empleados porque les otorga unos ingresos buenos y un ingreso fijo mensual.

Artículos relacionados:

Fuentes del dinero

El índice del blog Firebird21

El foro del blog Firebird21

Anuncios